Manifestación Contra la Represión convocada por CSI, CNT, CGT y SUATEA

Comunicado de la CSI:

En la pasada huelga general del 14-N, un piquete informativo de CSI y CGT fue agredido brutalmente por varias cargas de la policía nacional (UIP), que llegaron a invadir la Casa Sindical de Xixón, con el resultado de 4 personas detenidas y ocho personas imputadas por diversas causas.

En Asturies y en el Estado español hay centenares de personas detenidas, encausadas, multadas, heridas o lesionadas, actuaciones policiales brutales, allanamientos de sedes sindicales, ataques al derecho de reunión y manifestación, coacciones al derecho de huelga, etc.

La represión ya es generalizada y puede caer sobre cualquier persona que realice cualquier tipo de protesta. Las libertades sindicales y ciudadanas empiezan a ser parte del pasado, mientras las Delegaciones de Gobierno y la policía actúan con total impunidad.

Pero todo esto no es porque sí. Durante estos años estamos sufriendo incesantes agresiones de un sistema capitalista, que no solo echan por tierra todos los derechos de los trabajadores y trabajadoras, sino que hacen desaparecer los derechos más básicos de cualquier ser humano. Un trabajo digno, una vivienda, un hospital, una escuela o la atención de los servicios sociales, empiezan a ser un privilegio para unos pocos.

Todos los seres humanos deberían tener garantizados sus derechos básicos por el simple hecho de existir. Pero no es así. Los únicos que nacen con derechos son los ricos. Las trabajadoras y trabajadores tenemos que conquistar esos derechos y, después, luchar para mantenerlos, porque si no, los perdemos.

Y en esa lucha encontramos la represión, los golpes, las multas millonarias, las detenciones y la cárcel.

No somos sindicatos de pacto y colaboración, sino de resistencia y enfrentamiento a un sistema capitalista que pretende aumentar su poder reduciendo a escombros el mundo en el que vivimos.

Denunciamos la represión, pero la entendemos como una consecuencia, desagradable pero inevitable, de nuestra lucha. Podemos perder batallas, pero la palabra rendición no está en nuestro diccionario. La historia de la clase obrera asturiana se escribió, se escribe y seguirá escribiéndose con otras palabras: firmeza, determinación, solidaridad y lucha.

Sentadas y sentados en el sofá de nuestra casa no vamos a cambiar las cosas.

¡O NOS MOVEMOS O NOS COMEN!.