Abiertas diligencias previas por la denuncia contra la policía, en la Huelga General del 14-N

El Juzgado de Instrucción número 2 de Xixón, ha abierto diligencias previas por la denuncia presentada por varios militantes de la Corriente Sindical d’Izquierda, a raíz de los incidentes ocurridos en la pasada huelga general del 14 de noviembre.

Trabajadores y trabajadoras de la construcción, de la hostelería, cuidadores de personas discapacitadas, investigadores del SERIDA, transportistas, parados, etc., forman el nutrido grupo de personas que tomaron la determinación de practicar esta denuncia.

A partir de mañana, lunes 28 de enero, y durante toda la semana, los y las denunciantes, pasarán a declarar ante el médico forense y aportarán los partes médicos de las lesiones provocadas por las cargas policiales contra los piquetes informativos de la huelga.

Contusiones y heridas que, a día de hoy, todavía deben ser tratadas; graves daños en zonas muy sensibles como ojos o genitales, o rotura de tabique nasal, son algunas de las lesiones que podrán probarse en esta fase de la investigación.

La mayoría de los y las denunciantes continúan recibiendo tratamiento médico por las lesiones sufridas, pudiendo incluso requerir, en algún caso, la intervención quirúrgica. Es destacable, también, que uno de los denunciantes, debido a un grave accidente de trabajo, padece una discapacidad de un 37% y fue golpeado en partes de su cuerpo que habían sufrido importantes operaciones.

Para la CSI es indispensable denunciar, alto y claro, una situación que en Asturies ha provocado centenares de personas detenidas, encausadas, multadas, heridas o lesionadas, actuaciones policiales brutales, allanamientos de sedes sindicales, ataques al derecho de reunión y manifestación, coacciones al derecho de huelga, etc. Desde hace tiempo, el Delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo viene desplegando en Asturies una represión que resulta intolerable.

En definitiva, la represión ya es generalizada y puede caer sobre cualquier persona que realice cualquier tipo de protesta. Y todo esto, en un contexto en el que la policía actúa con total impunidad sin que, en ningún momento, dicha policía parezca estar subordinada al respeto de los derechos ciudadanos y las leyes vigentes.

Los mismos que nos quitan las medicinas, nos cierran hospitales, degradan la educación o hacen desaparecer los servicios sociales, se lanzan a una política represiva en la que los trabajadores y trabajadoras, que son las verdaderas víctimas de la crisis, son tratados como delincuentes cuando salen a la calle con el único objetivo de pedir un trabajo y un medio de ganarse la vida.

Pero la CSI seguirá dando una respuesta decidida y continuará movilizando a los trabajadores y trabajadoras para poner freno a todos los ataques que está sufriendo la clase obrera.