No a los despidos en Banesto

Trabajadores y trabajadoras de Banesto, se concentraron ante la sede bancaria en Xixón para oponerse a los despidos previstos en la empresa. La Corriente Sindical d’Izquierda, con presencia en el Comité de Empresa, ha sido vetada en las negociaciones que están teniendo lugar.

Durante la concentración se hizo público el siguiente comunicado:

POR EL MANTENIMIENTO DEL EMPLEO Y LA DIGNIDAD DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE BANESTO

La anunciada integración de Banesto en el Banco de Santander es el resultado de un proceso doloroso para los trabajadores y trabajadoras de Banesto, que desde el año 1993 venimos perdiendo más de 7000 empleos en la empresa y, ahora, bajo la codicia del banquero de la fórmula 1 y su séquito, aprovechándose de una crisis social y económica de la que son sus verdaderos responsables, nos devuelven el miedo y la incertidumbre ante la pérdida de otros 3 ó 4 mil puestos de trabajo, según las estimaciones hechas por los sindicatos mayoritarios.

Parece muy significativo que la propia empresa no haya aportado ningún dato al respecto. Forma parte del cruel juego del gato y el ratón: con vaguedades, el temor se acrecienta.

El acuerdo marco firmado por los sindicatos mayoritarios en Banesto no nos da ninguna tranquilidad en ese aspecto. Tengamos en cuenta que Banco Santander deberá de asumir en un primer momento a más de 8000 trabajadores de Banesto, los cuales debemos de adaptarnos a sus métodos y funcionamiento, algo que a los patronos del banco les supondrá un coste elevado.

Así, es fácil entender que su intención (ya demostrada en otros casos como la externalización de los fondos de pensiones o la libranza de los sábados) podría ser la de convertirnos en trabajadores de segunda dentro de la empresa.

Si bien es cierto que el modo previsto para destruir esta cantidad de puestos de trabajo será aparentemente mediante métodos vegetativos, voluntarios o por la vía de las prejubilaciones, dudamos de sus garantías ya que el método tradicional, a pesar de los distintos acuerdos, ha sido la amenaza de despacho, la opción del cambio de localidad e incluso podría aparecer la novedad del cambio de país o la flexibilidad de despido que permite la reforma laboral.

Queda pendiente la negociación definitiva a la que la Corriente Sindical de Izquierda ha sido vetada. Pero queremos hacer llegar a los trabajadores y trabajadoras, el mensaje de que nuestro terreno sigue siendo la lucha mediante la información, la protesta y la movilización y no la sumisión a los intereses empresariales, que hasta ahora solo han demostrado su propio enriquecimiento y su capacidad para llevar a más trabajadores y trabajadoras a engrosar la cifras del paro.

CSI-BANESTO