La carrera docente, inxusta y destructiva

Les noticies relatives a la llamada “carrera docente” puesta en cuestión nel so procedimientu por sentencia xudicial traxo’l nerviosismu a una gran parte del colectivu docente asturianu. Agora, tres les tranquilizadores palabres de la conseyera y de los sindicatos consortes esi tema yá nun esmolez, pasó de moda rápido. El complementu de carrera paez que nun ye una cuestión de la que quiera falase salvu cuando lleguen rumores del so cuestionamiento. En nada va quedar, pero la ocasión paez bona pa recordar les posiciones d’unos y d’otros.
La Corriente Sindical d’Izquierda siempres s’opunxo al fondu del procesu, al oxetivu que la carrera” escuerre que nun ye otru que la individualización de les relaciones llaborales, la sumisión a los nuesos superiores xerárquicos.
Los docentes, como emplegaos públicos, tenemos el derechu a la negociación colectiva de les nueses condiciones de trabayu. Los desenvolvimientos normativos establecen les funciones del nuesu trabayu, los nuesos deberes y tamién los nuesos derechos y retribuciones. Esti marcu ye oxetivu, desenvolvemos el nuesu llabor dientro d’él como colectivu y los cambeos del marcu afectar a toos y a toes. La negociación colectiva danos la fuerza del grupu.
Nel contestu d’ataques xeneralizaos a los derechos de la clase trabayadora, la llimitación de la negociación colectiva ye una de los oxetivos de la Patronal; esi yera’l principal oxetivu de la Reforma Llaboral y tamién nes alministraciones públiques, que, son consideraes cada vez con más claridá como empreses. En Asturies la negociación colectiva de les nueses condiciones de trabayu ponense en cuestión al introducir la llamada carrera profesional, nel casu de los y les docentes, “la evaluación de la función docente”.
Cuestiona la negociación colectiva porque n’esencia supon condicionar una parte de les retribuciones a la valoración suxetiva sobre’l cumplimientu de ciertos parámetros a determinar en cada procesu evaluador.
El procesu d’evaluación actual ye senciellu y prácticamente imposible de nun superar. El PSOE utilizar y siguir utilizando electoralmente. Amás, les movilizaciones qu’un sector caltuvimos llograron un subproductu: la necesidá d’aisllanos y dexanos ensin argumentos obligó a l’alministración rexonal a caminar más adulces. El costu nun ye descomanadamente eleváu teniendo en cuenta que n’otres comunidaes los y les docentes cobren complementos inclusive cimeros, que nun dependen d’evaluación nenguna y que nun estremen ente cuerpos docentes o ente condición d’interín o funcionariu de carrera.
L’alministración consiguió yá dalguna cosa: cola carrera sumió la conseña de la homologación retributiva nes plataformes de los sindicatos de preselbe. Ente nós y nós hai un venenu que nos estrema y por tantu fainos más débiles. Con ella llegó tamién una mayor sumisión a xeres inútiles que poco tienen que ver cola práctica docente. Pero la evaluación docente nun termina equí, destruyir la resistencia a ella nun yera l’oxetivu sinón un mediu pa llegar a la fin últimu que ye’l cambéu de les relaciones ente l’alministración como patronal y los sos emplegaos y emplegaes.
El marcu que dexa esi cambéu yá ta creáu, nun precisen una nuevu marcu llegal. La diferencia ente’l plan actual y otru plan futuru va depender del contestu porque’l reglamentu de los planes d’evaluación nun determina:

  1. El indicadores a considerar. Depende del Plan, la fórmula escoyida pa citar el indicadores ye “ente otros aspeutos”
  2. La midida de cada parámetru. Dependen de cada Plan el númberu de creitos de formación, el porcentaxe de absentismo, el númberu mínimu d’oxetivos de centru a los que se contribúi, etc.
  3. La ponderación de cada parámetru y la calificación que determina la evaluación positiva.
  4. La remuneración del complementu acomuñáu a la calificación positiva.

Asina pos cada nuevu plan modifica les condiciones de trabayu del sector del profesoráu a él sometíu. Les condiciones concretes de xestación d’esti primer plan son les qu’espliquen la so lasitud. El monstruo vive, pero ta dormíu. La mayoría va preferir nun velo anque sepa que ye verdá, anque sepan que tarde o aína nun va ser tan fácil superar la evaluación, que si nun ye pa toos y toes y que nunca pretendió selo por daqué va ser.
Les xubilaciones y la tasa de reposición faen que’l colectivu de non cobrantes creza, una minoría que yá supon más de la tercer parte de los docentes. Realizando’l mesmu trabayu (hasta’l momentu) nun se percibe igual salariu, nun contestu d’amenorgamientu salarial y medría de la carga de trabayu. El colectivu interín vio amás como nesti cursu la conseyera suprimía’l derechu a la prórroga del branu y esaniciar dos meses de retribuciones añales mientres caltenía’l complementu de carrera.
La unidá nel colectivu docente ye necesaria pa encarar los ataques que tamos recibiendo y pola unidá tendríamos de resolver la cuestión de la carrera. Asumir que seique nel procesu dalgunos y dalgunes pierdan daqué pero toos y toes vamos ganar como colectivu.
La carrera” ye inxusta y va tener contrapartidas. Por eso, no llindao de les nueses posibilidaes, vamos siguir pidiendo’l fin d’esta situación, el fin de la carrera docente” y si hai dineru presupuestáu pa esi fin, que se parte ente toos y toes por igual, independiente de cuerpos de pertenencia y condiciones. La nuesa conseña de siempre: Pa toos y toes y ensin contrapartidas llaborales.