Los que robaron y despilfarraron el dineru público que paguen penalmente

Esta ye la cuarta ocasión na que salimos a la cai pa faete llegar les nueses observaciones sobre lo que ta pasando, sobre lo que nos tán faciendo y ante lo que nun nos dexen otra opción qu’engarrar y lluchar.
Cuando salimos a la cai, dende la primer vegada, dellos ciudadanos nos increparon o nos fixeron suxerencies que diben d’un estremu al otru: “tamos dándo-yos datos a los malos, que vemos pantasmes y les pensiones nun les van a toquen, que colo que faemos nun vamos consiguir nada, que lo qu’hai que faer ye quemar dalgún bancu por qu’empiecen a esmolecese…”, y coses pol estilu. La mayoría comparte les nueses preocupaciones.
¿Qué ye lo que nós y nós pensamos y porque tamos faciendo esti esfuerzu, cuando podríamos tar pasiando o dedicándonos a apigazar en centros pa mayores, ante la tele o similar? Facer por que pretendemos consiguir que’l mayor númberu de persones se de cuenta de que la solución a esta situación va empezar a acolumbrase cuando recuperemos el sentíu de solidaridá, de vecindá y de lo colectivo, cuando empecemos a ser conscientes de que’l problema de cada unu ye’l de toes, ye’l de toos, que los responsables de la nuesa situación ye común a toos nós, a tolos ciudadanos.
Volvamos repitir lo que tamos soportando, y que confirma que tán retayando nuesu poder adquisitivu y estrozando les nueses condiciones de vida:

  • ¿Paezvos pocu l’aumentu del IVA, de la eletricidá, del gas…? Ensin escaecer l’aumentu incontroláu de la cesta de la compra.
  • ¿Y la reforma de la sanidá? El repago de les melecines, la reforma del sistema de salú que’l gobiernu autonómicu ta aplicando ensin cortase lo más mínimo, y que, ente otres coses, representa’l deterioru de les condiciones de trabayu del personal sanitario, que va repercutir de forma bien grave n’atención a los ciudadanos.
  • ¿Y el deterioru de los servicios sociales? El retayu na llei de dependencia, de la que dependen miles de mayores, va suponer un retrocesu na so calidá de vida. El retayu en discapacidá, que conderga a les persones con dificultaes al abandonu. Los retayos y privatizaciones na atención a menores de families desestructuradas, perxudicial pa neños y nuevos, el futuru de la sociedá. Retayos en material ortopédico diversos, etc., onde s’introdució un repago que puede algamar hasta’l 50%, según les rentes. Si a too esto añedimos l’amenorgamientu de personal qu’atiende estes situaciones tan especiales, la cosa agrávase.
  • Los retayos n’educación y l’aplicación d’una llei d’enseñanza que representa una vuelta al pasáu. Nós nun lo vamos carecer directamente, pero los nuesos fíos y nietos ¡si!, ¿Y los mozos que son la vida d’una sociedá? Asturies ta quedándose ensin ellos, vense obligaos a emigrar dempués d’adquirir unos niveles de formación envidiables.
  • Nun tienen intención dalguna en controlar la fuga de capitales nin los niveles impositivos que s’apliquen a les grandes fortunes. El fraude fiscal asitiar ente 60.000 y 80.000 millones d’euros añales. Los técnicos del ministeriu de Facienda sostienen que de los 60.000 millones de fraude, qu’ellos embaraxen, el 72 por cierto correspuende a grande fortuna y a grandes empreses, el restu sería imputable a pequeñes y medianes empreses. Toos sabemos perbién onde s’atopa’l robu a la Facienda Pública.
  • ¿Qué dicir del pagu de tases xudiciales?

¿Paezvos pocu? ¿Cuál ye’l nuesu futuru? ¿Quedanos paraos viendo cómo se van los nuesos fíos y nietes? ¿Como les ciudaes asturianes convertir en xeriátricos?

Munchos de nós entá caltenemos viva una llapada d’enerxía y esperanza qu’encendimos na nuesa mocedá, tenemos de recuperar esa enerxía y convertila n’esfuerzu colectivu para, apurriendo la nuesa esperiencia, participar viviegamente na organización de daqué nuevu que supere l’actual sistema de coses.

Nun podemos dexar qu’el nuesu últimu tramu de vida degrádese entá más si quepe.
Mientres podamos tenemos d’engarrar polo que ye xustu, nós y nós más que naide, apurrimos una parte bien importante de la nuesa vida por que esti país creciera, por que los mozos formárense y tuvieren meyor calidá de vida y agora tamos viendo como tou esto desfaise, como lo tán desfaciendo.
Aquello que munchos pensaben que nun asocedería, yá ta equí, les pensiones, amás de perder un considerable poder adquisitivu, empiecen a ser retayaes. Desgraciadamente’l párrafu qu’incluyíamos na nuesa anterior fueya faise realidá:
Que naide piense que nun tienen d’onde retayar, yá lo atoparen, qu’anque Rajoy diga que les pensiones va ser lo último que toque, tamos, de nuevu, ante una gran mentira, ye previsible qu’en cualquier momentu díganos que nun tuvo más remediu que faelo y va quedase tan sele, va rir de nuevu de toos nós.
Pos Rajoy y el so ayudantes yá lu han dichu, y toos, con cinismu y desvergüenza, quédense tan seles. Nós tenemos la obligación d’esmolecenos, munches families dependen de los nuesos recursos. Atrever a dicir que cuando les situaciones son difíciles toos tenemos que faer esfuerzos, pero una vegada más somos nós los que lo tamos apurriendo tou.
Los responsables d’esta crisis, son los que mientres años xestionaron, robáu y despilfarrado el dineru público, el dineru de toos, por tantu que paguen penalmente y desapósiese-yos de tolos sos bienes, por especular colos recursos, la salú y la vida de munchos ciudadanos de bien.

Colectivu de PREXUBILAOS Y PENSIONISTES de la CSI
colectivoprepen_csi@yahoo.es