CSI denuncia la persecución de los sos militantes de la minería por Gabino de Lorenzo y la Guardia Civil

La Corriente Sindical d’Izquierda quier denunciar públicamente, la persecución que siguen careciendo los sos militantes del seutor de la minería, cimeramente na cuenca’l Caudal, per parte del Delegáu del Gobiernu, Gabino de Lorenzo, y la Guardia Civil.
Siguimientos constantes dende les sos cases, rexistros minuciosos d’automóviles o persecuciones per carretera, tán a la orde’l día, llegando, inclusive, a poner en peligru la integridá física de los sindicalistes, al cruciase los vehículos policiales metanes la carretera. Y tou ello, acompangáu d’insultos y menacies que s’esparden a los sos collacios y familiares pelos chigres y comercios de la fastera.
Nun ye la primer vegada qu’asoceden esta clas de coses, y siempres resulten ser el preludiu de montaxes policiales de la triba que yá s’intentaren arriendes les detenciones producíes demientres les pasaes fuelgues xenerales del 29 marzu y 14 payares.
Pa la CSI, nun hai dubia de qu’estos fechos tan motivaos pola participación activa de los sos militantes na pasada fuelga minera y nel restu movilizaciones obreres que, anguañu, tan teniendo llugar n’Asturies.
Pero nun ye sólo esto. N’Asturies llevamos centenares de presones deteníes, encausaes, multaes, feríes o llesionaes, actuaciones policiales brutales, allanamientos de sedes sindicales, ataques al drechu de reunión y manifestación, coaciones al drechu de fuelga, ya eso. Dende hai tiempu, el Delegáu del Gobiernu, Gabino de Lorenzo, y su policía, vienen desplegando n’Asturies una represión que resulta insoportable.
A la fin, la represión yá ye xeneralizada y pue cayer enriba cualisquier presona que tea la ocurrencia de facer cualisquier tipu de protesta. Y too esto, nun contestu nel que la policía actúa con impunidá dafechu, ensin que tala policía pareza tar subordinada a los drechos ciudadanos y les lleis vixentes.
Por embargu, el Gobiernu tien otra vara midir estremada cuandu, por exemplu, non sólo nun persigue los delitos de fraude fiscal, evasión d’impuestos o curruición, sinon qu’amnistíalos, prémialos y garantiza la impunidá de quienes cometen talos delitos.
Los mesmos que nos manden al paru, nos quiten les melecines, nos piesllen hospitales, dexeneren la educación o desanicien los servicios sociales, nun dubien n’aumentar desaxeradamente’l presupuestu pa material antidisturbios y allánciense a una política represiva na que los y les trabayadores, que son les braeres víctimes de la cris, son trataos comu delincuentes cuandu salen a la cai col únicu oxetivu de pidir un trabayu y una forma de llevar el pan pa casa.
Pero nada de too esto va torgar que la CSI siga dando una rempuesta decidida, cola firmeza y la contundencia que seyan necesaries pa echar la galga a tolos ataques que ta sufriendo la clas obrera.
Lo que ta entamando a pasar nel estáu español, nun ye de recibu. Nun tamos dimpuestos nin dimpuestes a permitir que millones de paraos y paraes tean de xintar de lo qu’atopen na basoria, que cientos de miles de presones, orixinaries o inmigrantes, muerran a les puertes de los centros sanitarios nos que namás s’atienda a quienes tean perres pa pagalo. Nun vamos permitir que, otra vuelta, namás que los ricos tean acesu a los estudios. Nun vamos permitir que les presones con necesidá d’atención social, acaben tiraes peles cais. Nun vamos permitir que too eso pase demientres banqueros, empresarios, especuladores y políticos corruptos amasen fortunes y nos traten comu si fuéremos mercancía d’usar y tirar.
La represión nun va paranos y, sero o céu, quienes utilicen la violencia istitucional p’afogar les xustes reivindicaciones de los y les trabayadores, van tener que rendir cuentes por ello.