Después del Niemeyer tal vez vayamos nosotros…

Los técnicos hablan de “desastre contable” en el Niemeyer y de “gastos disparatados”. Es el titular del sábado de La Nueva España que bien refleja la situación de escándalo público y análisis de su gestión a la que se encuentra sometido este centro cultural. Por si alguien ya no se acuerda, el Niemeyer fue uno de los proyectos vanguardia de nuestro expresidente Tini Areces, al que Los Berrones le dedicaron con gran acierto el tema Vicentón, que pasó más desapercibido de lo que hubiera sido necesario.
Viene al caso que nosotros saquemos a colación el tema del Niemeyer porque junto con el muselón, la regasificadora, el fallido embalse de Caleao, la variante de Pajares… también la RTPA, la RadioTelevisión Pública Asturiana, fue uno de los proyectos identitarios del Gobierno de Areces.
Más temprano que tarde, el tema de la RTPA saltará a la luz pública y volverá a formar parte de las declaraciones públicas de políticos y tal vez también auditores, como ahora lo está siendo el Niemeyer. Todo apunta a ello, a excepción de tratarse de un medio de comunicación que además de tener un férreo control sobre sus propios informativos lo tiene también sobre las cabeceras asturianas: El Comercio y La Nueva España a través de contratos en informativos precisamente. Se trata de un obstáculo salvable porque de tanto esconder la mugre debajo de la alfombra acaba abultando tanto que alguien acabará por levantarla.
Hace un año Cayo Lara se manifestaba así de contundente en plena campaña electoral en contra de los despidos en la RTPA. Como trabajadores en estos momentos le echamos de menos, a él y a su partido en Asturies:

Y es que concurren varios factores que en estos momentos convierten la RTPA en una olla a presión: el Partido Popular fuera del consejo de administración; Foro Asturias deseoso de pasar factura por su fallida actuación contra la RTPA ya denuncia de El Niemeyer lo mismo que podría denunciar de la RTPA: que se puso un servicio público al servicio de los intereses partidistas de la oposición de aquel momento, una situación de estructura fraudulenta insostenible y reconocida por los tribunales, con cesiones ilegales por decenas, con despidos encima de la mesa, con un proyecto de comunicación por reconstruir para el 2013 y con movilizaciones de los trabajadores que junto con la PAC estamos promoviendo desde la CSI para frenar los despidos, exigir la readmisión de los compañeros y poner este medio informativo pagado con el dinero de todos en el rumbo correcto: el del servicio público a Asturias y los asturianos y no de los gobiernos de turno o de los intereses partidistas de quien maneja este tinglao.
La pregunta interesante es dónde se va a situar cada actor en este contexto. Nosotros, lo tenemos claro, donde siempre hemos estado: denunciando el secuestro de la radiotelevisión pública, el chiringuito, la precariedad laboral y los despidos y exigiendo un servicio público más público, más de todos. Pero aunque podamos presumir de cierta coherencia y alguna legitimidad, somos muy conscientes que nuestra posición en este sentido es necesaria pero no suficiente. Hay más actores, principalmente más trabajadores, que tienen que tomar un papel activo para defender nuestros puestos de trabajo y este servicio público imprescindible. Cabe decir que una radiotelevisión bien gestionada podría garantizar, como siempre dijeron de manera hipócrita los políticos y gestores, el acceso a una información plural y democrática, el fomento de un sector audiovisual potente, el desarrollo de los movimientos culturales asturianos tanto los tradicionales como los contemporaneos, la normalización de la llingua asturiana, la dinamización de la economía a muchos niveles, la cohesión y la autoestima del territorio… y por qué no decirlo: contribuir desde el debate sano abierto y plural a proponer salidas y remedios a esta estafa que llaman crisis. Todos saldríamos ganando como sociedad, desde luego.
Algunos comportamientos y posiciones son fácilmente previsibles: conocemos la postura del PP a favor de las privatizaciones de todo lo público y queda constatado con todas sus gestiones históricas y actuales; preveemos las posiciones hipócritas, engañosas y manipuladoras del PSOE; nos desconcierta la posición de IU, cómplice silencioso en todo este tiempo de los desmanes ocurridos en la RTPA pero que públicamente se posiciona a favor de lo público y los trabajadores ¿qué piensa de la situación actual?; sospechamos también la posición de FORO, similar a la del PP, y tenemos además la experiencia de las actuaciones torpes y nefastas de Cascos, pero tenemos aún la pequeña duda de si cree que somos los trabajadores los que tenemos que pagar el pato de la mala gestión de sus enemigos políticos, los daños colaterales. Los sindicatos… ¿qué decir de los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT y el más pequeño USO, con los que compartimos mesa en el comité de empresa? Internamente ya cononcemos sus posiciones, pero ¿qué tienen que decir públicamente de todo lo que está pasando?¿Qué posición va a tomar el nuevo miembro del consejo de administración por IU y militante histórico de CCOO?
Nostros, como sindicato, pero sobre todo como trabajadores, queremos estar junto a nuestros compañeros defendiendo nuestros derechos, nuestros puestos de trabajo y nuestro servicio público. Ya estuvimos el año pasado a pesar de las discrepancias de planteamientos. Siendo pocos nos será muy difícil hacer de esta empresa una radiotelevisión en la que sentirse orgulloso de trabajar. Y nos será muy difícil también defender nuestro sustento y nuestro modo de vida. Ganas para intentarlo no nos faltan y en ello estamos.

¡¡DESPEDIDOS READMISIÓN!!

¡¡DEPURACIÓN DE RESPONSABILIDADES!!

Por una RadioTelevisión Pública Asturiana al servicio de todos,

¡¡RTPA SÍ!!