Les persones mancaes na fuelga xeneral presentaron denuncia contra la UIP

La xornada de fuelga del 14 payares n’Asturies viose alteriada por unos fechos socedíos en Xixón, nos que se producieron delles detenciones tres una actuación policial desproporcionada, que punxo n’entedichu los derechos de xunta ya información sobre la fuelga, recoyíos na Constitución y demás normatives vixentes.
Estos fechos, fuerza policial desproporcionada y detenciones, fueron el puntu cimeru, pero a lo llargo de tola xornada, los funcionarios que formen parte de les Unidaes d’Intervención Policial, caltuvieron una actitú provocador y desafiante ante quienes exercíen el so derechu a informar a los y les trabayadores sobre los motivos de la convocatoria de fuelga xeneral.
Les cargues policiales adquirieron tal violencia, que dellos y delles trabayadores tuvieron de ser atendíos polos servicios del SAMU, llamaos ante la gravedá de les mancadures y contusiones provocaes, llegando, inclusive, a tener qu’hospitalizar a delles de les persones mancaes.
Ente les persones cutíes y deteníe, atópense trabayadores d’a pie, miembros de comités d’empreses como TSK, SERIDA, Xixón Una Ciudá pa Toos o’l Presidente del Comité d’Empresa de la RTPA, empresarios autónomos, padres y madres de familia, tresportistes, miembros de les Executives sindicales, profesionales de distintos sectores económicos y cualquier persona que s’atopara na redolada.
La gravedá de asocedío’l día 14 llevónos a presentar denuncia de manera conxunta nel Xulgáu de guardia, y a ella incorporáronse los graves partes de mancadures emitíos pelos centros hospitalarios en que fueron atendíes.
Pela so parte, les unidaes de la UIP, non solo realizaron cargues de forma inxustificada ya indiscriminada, sinón que detuvieron a cuatro persones ensin motivos razonables y, darréu a tou ello, imputaron, de forma gratuita, a otres cuatro persones por fechos que, namás dende la más absoluta parcialidá, podríen llegar a calificase como desordes públicos, resistencia a l’autoridá, etc., pos per parte los manifestantes nun se produció un solu desperfecto qu’afectara a establecimientos comerciales, nin un dañu a persones que motivaren l’actuación de la Fuerza Público.
Nun ye nada nuevo. La policía remana recurrentemente estes imputaciones como cortina de fumu pa despintar les sos actuaciones escomanaes y fora de too control racional. Dende una lóxica fondamente antidemocrática, primero péguennos y depués denúnciennos, cuando les agresiones y la violencia son imputables a la so actuación arbitraria, provocadora y desproporcionada. Basta ver les imaxes tomaes por periodistes a quien se trató de torgar el so trabayu o por ciudadanos que fueron testigos de les cargues policiales pa comprobar cómo les mal llamaes fuerces del orde cuten con saña a persones que tienen inmovilizaes nel suelu, con evidente riesgu pa la so integridá física.
Darréu a estos fechos, les mesmes unidaes de la UIP siguieron a los grupos informativos de la fuelga xeneral hasta la Casa Sindical, en cuyes inmediaciones intentaron practicar nueves detenciones arbitraries y, escudándose nello, allanaron la see de les organizaciones sindicales.
Por tou ello, los sindicatos CSI, CGT, CNT y SUATEA, van presentar una querella contra la Unidá d’Intervención Policial (UIP) del Cuerpu de Policía Nacional, conocida popularmente como “antidisturbios”, por un presuntu delitu d’allanadura de la Casa Sindical de Xixón.
Los emplegaos públicos tienen la obligación de cumplir y faer cumplir la llegalidá vixente, y los cuerpos policiales, sobremanera, tienen d’acatar les normes integrantes del ordenamientu xurídicu de forma más escrupulosa si cabe, habida cuenta de que namás ellos tán lexitimados pa emplegar la fuerza dientro de les llendes que l’ordenamientu xurídicu-yos impón, ostentando amás les sos declaraciones, presunción de veracidá frente al restu los comunes. Con éses, el cumplimientu de la llegalidá vixente esixe respetar celosamente los Derechos Fundamentales recoyíos pola Constitución Española, ente los que s’inclúin el drechu de fuelga y el de manifestación, y el tratu igual a tolos ciudadanos; nun siendo posible que s’emplegue mayor violencia colos manifestantes y güelguistes que, nel lexítimu exerciciu de los sos derechos, salen a la cai a protestar en defensa de la sanidá, la educación pública y el trabayu, que colos abusos patronales que retayen el drechu de fuelga con amenaces y despidos, colos corruptos y estafadores o con los autores de los graves delitos económicos qu’abonden a lo llargo d’esti mal llamáu “tao de derechu”.
Los sindicatos denunciantes plantegamos que tanto les unidaes de antidisturbios, como los sos mandos policiales y responsables políticos, col Delegáu del Gobiernu y el Ministru del Interior a la so cabeza, tienen de plantegase la entruga de por qué la población de Xixón se volcó coles persones deteníes esi día y permaneció delantre de la Comisaría de policía hasta la so lliberación.
La gravedá de los fechos asocedíos y la impunidá de que gocia la policía nes sos intervenciones, son realidaes obvies pa cualesquier. Ye necesariu poner una llende al altu nivel de represión de les protestes populares que se ta exerciendo, si nun queremos cayer nuna espiral de violencia que va tener el so orixe, ensin llugar a duldes, nel intentu de reprimir drechos tan básicos como’l de fuelga, reunión y manifestación; la población tien de poder siguir exerciendo el so drechu a protestar ante’l Decretu de vez que retaye absolutamente tolos drechos y garantíes conquistaes a lo llargo’l tiempu.
Pa rematar, los sindicatos denunciantes ratificamonos na nuesa voluntá de siguir lluchando polos drechos de los y les trabayadores y por que los verdaderos responsables d’esta crisis-estafa que carecemos y quien los defenden y sofiten, sían encausaos y puestos a disposición xudicial.