Respuesta policial, respuesta popular

Detenid@s, herid@s, con los huesos rotos, ensangrentad@s, después de todos los hechos ocurridos en este día, queremos expresar nuestro mayor orgullo de pertenecer, más allá de cualquier sigla, a la clase obrera asturiana.
Con respecto a la manifestación del 14-N, hace unos días, la CSI publicó un comunicado donde se decía que “haremos todo lo posible para que la unión de todos los trabajadores y trabajadoras (sean del sindicato que sean) se mantenga y les demos una lección a quienes pretenden desunirnos”.
La respuesta firme, contundente y sin pasos atrás, a la hora de liberar a los compañeros detenidos por defender el pan de tod@s, resultó imparable y nos demostró, otra vez más, que la clase obrera, si permanece unida, puede conseguir todo aquello que se proponga.
Hay que retraerse a los tiempos de Franco para recordar las sedes sindicales invadidas por las fuerzas represoras. Lo intentaron, hoy, en nuestra Casa Sindical. Tenemos que decir, que, a pesar de todas sus armas, a pesar de l@s herid@s, fueron incapaces de cruzar la puerta de nuestro sindicato. ¡Bravo por l@s resistentes!. Con toda seguridad, hoy, en toda Europa, la resistencia unía a toda la clase obrera.
Para rechazarlos nos movía una razón: si cruzaban esa puerta, podrían cruzar la puerta de nuestras propias casas, de las casas del obrer@, de las casas del pueblo. Podrían cruzar las líneas rojas que, cueste lo que cueste, jamás les dejaremos cruzar.
Asturies paralizada por la huelga general, unas 25.000 personas en la manifestación de la izquierda sindical de Asturies (CSI, CGT, CNT y SUATEA), otras 5.000, invadiendo las calles y rodeando la comisaría de policía donde estaban detenidos nuestros compañeros, sólo demuestran una cosa: ¡SÍ SE PUEDE!. Sólo hace falta utilizar nuestras mejores armas: ¡SOLIDARIDAD Y LUCHA OBRERA!.
Desde Asturies, la CSI se compromete a seguir peleando, movilizando y luchando para hacer poder obrero allí donde gobierne el capitalismo y su injusticia.
Yá teníamos la fuerza de la razón, pero, a partir de hoy, empezaremos a tener la razón de la fuerza.
¡PUXA LA LLUCHA OBRERA!. ¡PUXA ASTURIES!.