Manifestación de la Izquierda sindical de Asturias

Los recortes del Gobierno para saldar la mal llamada “deuda pública” no son más que una excusa para regalar a la banca privada todos los recursos económicos que el conjunto de la clase obrera necesita para poder llevar una vida digna. NO ES NUESTRA DEUDA, ES SU DEUDA: QUE LA PAGUEN ELLOS.
EL INSOPORTABLE NIVEL DE PARO, con las secuelas de miseria y pobreza que provoca, el desmantelamiento de los servicios públicos (Sanidad, Educación, Servicios Sociales, etc.), el descontrolado aumento del nivel de pobreza, la Reforma Laboral, la precarización generalizada de las condiciones de trabajo y la brutal represión de las protestas y movilizaciones obreras, son razones más que suficientes para organizar, no sólo una huelga general, sino cuantas sean precisas para conseguir el justo reparto de la riqueza, recuperar los derechos sociales para todas y todos y, en especial, el derecho de todas las personas a vivir dignamente.
Recortar en Sanidad es matar, porque atenta contra nuestra salud. Recortar en Educación es convertirnos en mano de obra analfabeta. Recortar en Servicios Sociales es abandonar a su suerte a las personas más necesitadas. Despedir es mandar a las personas a comer de la basura.
Para la CSI, hay demasiadas razones para hacer una huelga general y ninguna para no hacerla.
La CSI rechaza el sindicalismo del pacto social y llama a la huelga general no sólamente como un día de paro laboral, sino como el comienzo de una movilización general de la clase obrera asturiana que, solidariamente con la del resto de los pueblos de Estado español y de Europa, plante cara al capitalismo y avance en el camino de su más completa desaparición.
Porque el capitalismo está fracasado. Porque sólo trae miseria y pobreza. Porque encarcela a los trabajadores y trabajadoras y protege a los poderosos y a los verdaderos criminales.
EL 14 DE NOVIEMBRE: ¡A LA HUELGA GENERAL!.