Puntualizaciones a la ponencia sobre la Asesoría jurídica de la CSI en el VI Congreso

Este escrito se realiza en orden a la necesidad de hacer oír la voz de un miembro de la asesoría, abogada, trabajadora y afiliada a este sindicato desde hace años, en cuanto que la ponencia hace referencia al trabajo que la misma realiza, junto con el resto de los compañeros que integramos la asesoría y para mostrar mi TOTAL DISCONFORMIDAD CON EL CONTENIDO DE LA PONENCIA.
Lo primero que he de señalar es la TOTAL FALTA DE CONOCIMIENTO DE LA PONENCIA Y DE SU CONTENIDO y por ello, de las valoraciones que se contienen, hasta el Congreso que acaba de finalizar.
En ningún momento anterior se me dio traslado de la ponencia, incluso si no hubiese podido acudir al mismo, ningún conocimiento hubiese tenido sobre las valoraciones que en ella se contienen.

Por lo que se pasan a señalar las siguientes PUNTUALIZACIONES:
-*Desde hace años, y desde luego con anterioridad al ejercicio de la responsabilidad de la asesoría del compañero que realizó la ponencia, ya dispongo de un contrato por cuenta ajena, que fue pasando por diferentes formalizaciones en cuanto a su jornada, la primera formalización al 15% jornada, 50% jornada y actualmente 70% jornada sin que en ningún momento tuviese ninguna relación con la jornada efectiva de trabajo. Esta última modificación se fijó en base a las quejas sobre la situación legal en la que estábamos llegando a manifestarnos por el responsable de asesoría que para ello, debíamos hacernos cargo nosotros de nuestras propias cotizaciones a la seguridad social. Cuestión inadmisible y tras la correspondiente negociación se consiguió superar. La fijación del 70% se basa en que es el mínimo de jornada para tener derecho, en su caso, a jubilación. Evidentemente, las modificaciones de la jornada en ningún momento reflejan la jornada real, puesto que siempre fue sobre una jornada completa siendo muy raro hablar de una jornada de trabajo que no suponga la realización de horas extras, que en ningún caso son objeto de mención en la ponencia ni dentro de la asesoría, aunque se realicen de manera continuada. Este trabajo impide llevar un despacho de una manera mínimamente eficiente o que genere beneficios. Además, no teniendo locales en el sindicato para trabajar, el coste de todos los suministros (teléfono, fax, papel, impresora, libros, etc) no corren a cargo del sindicato, inclusive el coste íntegro del seguro de responsabilidad civil.
-*La referida búsqueda de la compatibilización de la vida laboral y familiar es un concepto desconocido hasta el momento, puesto que como ejemplo cabe señalar que las dos bajas por maternidad que solicité, sólo pude coger el período mínimo por necesidades de la asesoría, trabajando en lo posible desde casa y tal sólo se me abonó el 70% de mi salario en forma de prestación cuando la ley marcaba y marca el 100%. Se evidencia la infravaloración por el-los responsables de asesoría de la situación de maternidad en relación, por ejemplo, con una baja por enfermedad.
-*Tampoco se señala que la marcha de la compañera Fernanda Fernández Segieda, lo fue por disconformidad con las condiciones laborales.
-*En cuanto a la tabla presentada sobre archivo de procedimientos varias cuestiones:
1ª) No existe ningún procedimiento o sistema común de archivo entre los abogados, de tal modo que la comparativa pretendida en la ponencia no cabe.
2ª) Existen procedimientos no equiparables de ningún modo (un concurso mercantil con 30 trabajadores, un procedimiento de cantidad, un conflicto colectivo, un recurso administrativo…) que lleva a esa inefectividad de la comparativa presentada.
Por ello, la única consecuencia de la tabla presentada es una desunión entre compañeros y una búsqueda de “una carpetilla más” rompiendo con la buena fe existente hasta el momento.
-*En cuanto a la referencia sobre la “opacidad” del trabajo pendiente. Tras la lista presentada en su momento, ni una sola vez, se acudió a mi en busca de explicaciones, lo que es de suponer, es extensible al resto de mis compañeros. Por lo que no se entiende la valoración realizada que tan sólo denota una falta de conocimientos sobre el tema.
-*En cuanto a la referencia al “trabajo ordenado dentro de la asesoría para que ningún afiliado tenga que buscar un abogado particular”. Evidentemente, se trataría en su caso, de un grave problema de organización y dado que ningún abogado tiene esa competencia, la causa del problema hay que buscarla, en primer y último término, en quienes ejercen dicha responsabilidad.
-*Comparto plenamente la no elección de abogado de manera discrecional por las consecuencias dentro de la asesoría (irregular carga de trabajo, comparativas…) pero entiendo que si desde el propio responsable de asesoría se comienza el cambio, puede ser el acicate para su generalización.

Con estas puntualizaciones se trata únicamente, de hacerme oír de la manera más igualitaria posible respecto a una ponencia plasmada por escrito y presentada en un congreso, para describir, aunque sea de manera mínima, sobre mis condiciones de trabajo dentro de la asesoría, que entiendo pudiese hacerse extensible al resto, y que, considerando que no son las que debieran ser, y menos aún, cuando el empleador se califica a si mismo como sindicato de clase, al menos, viendo el compromiso personal que supone, se mantenga el respeto debido y la dignidad de los abogados, como trabajadores del sindicato.
Todo ello, dicho por mi parte, con el fin de realizar una aportación que derive en un mejor funcionamiento y efectividad de la asesoría sin pretender dañar ningún tipo de sensibilidad.