Liberbank va suspender emplegos, amenorgar salarios y modificar les condiciones de trabayu

Los trabayadores de Cajastur vemos con muncha esmolición l’actual situación de la nuesa entidá y refugamos l’oscurantismu, el personalismu, el despreciu a la nuesa dignidá personal y profesional y la falta de compromisu col futuru de la Caxa que fueron les señes d’identidá de la xestión del presidente de Liberbank.
Negámonos a que, col socorríu argumentu de la crisis, pretenda resalvase el necesariu analís de les iniciatives y les decisiones directives que llevaron a la nuesa entidá a l’actual situación que, según les necesidaes de capital revelaes poles recién auditoríes, acrediten un nefastu desempeñu per parte l’equipu directivu.
Refugamos que pretenda ponese en pública subasta’l patrimoniu de Caxastur, frutu del aforru de xeneraciones d’asturianos pa liquidalo, a les carrenderes, nun nuevu intentu de consolidar de toes toes el poder del actual presidente, sía como quier la resultancia del caedizu procesu de fusión nel qu’atopamos somorguiaos.
Faemos constar igualmente’l nuesu desalcuerdu colos procesos de privatización a los que se vio sometida Caxastur y al papel que xugó l’equipu directivu de la entidá en dichos procesos, actuando como Caballu de Troya de la privatización, en defensa de los sos particulares intereses y faciendo dexación absoluta de la defensa de la naturaleza de la nuesa Caxa, de la so trayectoria de compromisu con Asturies, de los sos más de 130 años d’hestoria y del futuru tantu de la entidá como de el trabayadores, que tuvimos qu’asistir a toos estos cambeos como meros convidaos de piedra ensin recibir información nin esplicación dalguna alrodiu de los motivos y les consecuencies de tresformamientos de tanta importancia pa nós.
Denunciamos el clima de mieu y d’amenaza que, aprovechando l’actual situación, pretende imponese ente los trabayadores, con continues alusiones a más retayos salariales, tresllaos ya inclusive despidos, xenerando un ambiente llaboral intolerable, entá ye más cuando ye públicu y vultable que nun somos los trabayadores los que llevemos a la Caxa a la so actual situación y qu’el nuesu compromisu profesional y personal colos veceros y con Cxjastur nun almite llugar a duldes, a pesar de l’ausencia d’una estratexa directiva coherente y profesional que, afecha a les necesidaes d’estos tiempos, tenga oxetivos a mediu y llargu plazu más allá de buscar la rentabilidá inmediata a cualesquier preciu.
Sobre los retayos salariales que venimos sufriendo dende muncho primero de qu’españara la crisis y colos que permanentemente sométesenos a una infame guerra de nervios queremos poner de relieve’l contraste ente l’enfotu en retayar los nuesos sueldos y la permanente estratexa d’acumuladura de puestos y salarios practicada pol presidente de Liberbank, col agravante de la falta de tresparencia en cuanto al montante de dichos salarios que, al nuesu entender, tendríen de ser públicos y publicaos, entá ye más dáu’l calter políticu de los cargos que xeneren felicidaes retribuciones. Recordamos tamién la inxusticia que se cometió coles compañeres de la llimpieza, a les que se retayó los sos salarios d’una manera brutal y la sangrante situación de los trabayadores de CEICA, empresa participada pola Caxa, que lleven meses ensin trabayu efectivu, ensin cobrar los sos salarios y ensin que nin siquier se -yos reciba pa poder axustar una solución pa ellos y les sos families.
Resumiendo y pa rematar: en 1995, cuando l’actual presidente llegó a dichu puestu, Caxastur yera una entidá con más de 100 años de compromisu con Asturies, que creaba empléu estable y dignamente pagáu (una riqueza social de primer orde nuna rexón que figura a la cabeza de les estadístiques de desempléu) y que, por aciu l’actividá económica que xeneraba y por aciu la Obra Social y Cultural, efectuaba una contribución inestimable al desendolcu de la rexón. Güei, más de 15 años dempués, Cajastur tresformóse nun bancu priváu de dudosu futuru, con una Obra Social y Cultural n’estinción y unes relaciones llaborales más propies d’otros escenarios históricu y xeográficu.
Pa la Corriente Sindical d’Izquierda, esti deterioru de la situación de la Caxa ye productu directu d’una xestión directiva absolutamente nefasta que nun tien d’enllargar se nin un minutu más, polo que, arriendes d’ello, esiximos la dimisión inmediata de Manuel Menéndez y de too el so equipu directivu.