La plantiya de Caxastur condenada a la pena del capital

Ante la intención manifestada per parte de la dirección de Liberbank de practicar suspensiones de contratos, amenorgamientos de xornada y recortes salariales al amparu de la reforma llaboral, la sección sindical de la Corriente Sindical d’Izquierda (CSI) en Cajastur manifiesta lo siguiente:
La CSI nun recibió nenguna convocatoria pa la xunta que, según la prensa, va tener llugar el martes que vien ente la dirección de Liberbank y dellos sindicatos pa presentar esi plan de retayos.
El miércoles pasáu, na xunta que CSI caltuvo col Presidente de Liberbank, esti nun fixo nenguna alusión a les midíes de retayu qu’agora anuncia.
Estes midíes, qu’en nada resolveríen les necesidaes de recapitalización de Liberbank (1.198 millones d’euros según les auditoríes apocayá publicaes), formen parte d’una estratexa que nun ye nueva nin en Liberbank nin en Caxastur y que consiste en conxelar y retayar salarios de los trabayadores mientres los altos directivos, con Manuel Menéndez a la cabeza, se autoaxudiquen salarios exorbitaos ya intolerables blindaxes nos múltiples cargos que desendolquen.
Mientres los trabayadores de Caxastur venimos sufriendo conxelaciones y retayos salariales dende va años, la cúpula directiva de Liberbank (15 persones), partir nel añu 2011 un montante de 4,5 millones d’euros en sueldos. Amás, nos caberos 3 años l’importe de la remuneración d’esos 15 altos cargos aumentó nun 25%.
Per otru llau, mientres la plantiya sufre recortes, túvose cometiendo un verdaderu espilfarru n’otros conceutos: en 2011, gastáronse 33 millones d’euros n’informes (que la so utilidá final, dada l’actual situación de Liberbank, paez de bien dudosu conteníu) y 59 millones d’euros n’otros gastos xenerales ensin especificar.
Igualmente, resulta indignante que, mientres se presiona y amenácia a los trabayadores pa que trabayen fuera del horariu llaboral, ensin cobrar y ensin cotizar a la Seguridá Social y mientres s’utiliza a los becarios (más de 80 en Cajastur) como mano d’obra gratuita, preténdase agora recortar xornada y suspender contratos como supuesta solución a los problemes de Liberbank.
Por tou esto, la Corriente Sindical d’Esquierda refuga los recortes que pretende aplicar la dirección de Liberbank por consideralos:

  • Inútiles, dao que, vistes les necesidaes de capital de Liberbank, la so aplicación nun resolvería nengún problema.
  • Inxustos, porque, una vegada más, la dirección de Liberbank pretende que síamos los trabayadores los que paguemos polos erros de la so nefasta xestión.
  • Inmorales, poque los que nun tuvieron el coraxe d’asumir el fracasu de la so xestión y blindaronse nos sos puestos y nos sos salarios d’escándalu, tienen la desvergüenza de siguir frayando a los trabayadores que llevamos años soportando la so falta de profesionalidá y la so nula capacidá de diálogu.

Ante esta situación, la CSI sigue desixendo’l cese inmediatu de Manuel Menéndez y el so equipu directivu y que se depuren les responsabilidaes de quien, cola so xestión, tresformaron Caxastur, una entidá de caracter benéficu social con más de 130 años d’hestoria, nun bancu priváu de cada vez más inciertu futuru.