Hai que planta-y cara a la represión

Yá conocemos la intención del Gobiernu y el sistema xudicial a la hora de solucionar los conflictos.
El pidimientu de prisión, eludible con 2.000 € de fianza, a los imputaos nes movilizaciones del pozu Santiago, fai abarruntar que, pa dalgún casu de les munches decenes d’imputaos mientres la pasada fuelga minera, esa prisión va ser ineludible.
Represión y cárcel; pa la CSI, esa ye la única respuesta del Gobiernu y el so sistema xudicial a les xustes demandes de les trabayadores.
Mentanto, banqueros, especuladores y grandes empresarios ensin escrúpulos, fáense millonarios. Criminales de traxe y corbata que nunca van entrar a la cárcel. Los ricos faen el so agostu y aumenten la so riqueza con total impunidá. Les caxes fuertes de los bancos quédense pequenes y nos paraísos fiscales yá nun entra más dineru.
Despídennos, emprobécennos, desahuciennos, quítennos la nuesa salú, conviértennos en mano d’obra analfabeta y, si protestamos, múltennos, cutir, detiénennos y encarcélennos. La represión ye’l recursu de los poderosos.
Ante esto, el silenciu y la pasividá yá nun son de recibu y, amás, tresformense nos cómplices de la inxusticia.
Pa la CSI yá nun se trata puramente del conflictu mineru. L’ataque ye al conxuntu de la clase obrera (trabayadores/as, paraes/vos, precarios/as…) y, como clase obrera tenemos de responder. Tenemos se asumir y sofitar que cualquier persona, de cualquier sector llaboral, minera o non, parada o non, tien que sumase a cualquier conflictu de cualquier sector. Tratar de sumar lluches y voluntaes.
Y les qu’asumen los riesgos de participar nes movilizaciones y sufren les consecuencies de la represión, tienen d’atopar tou nuesu respaldu y toa nuesa solidaridá.
Por eso, dende la CSI pidimos a tolos sindicatos de clase, a toos, que, bien conjuntamente o por separáu, empleguemos toos nuesos recursos materiales, económicos y humanos n’evitar l’encarcelamientu de cualquier trabayador enxuiciáu pol simple fechu de querer llevar un sueldu dignu a la so casa.
Pa terminar, la CSI fai un llamamientu a tola clase obrera asturiana, a siguir les sos protestes na cai, a xunir tolos conflictos y toles reivindicaciones nuna única llucha y a participar viviegamente en toles movilizaciones, ellí onde se produzan.