Negociación coleutiva

Dicir que de la negociación coleutiva dependen les condiciones llaborales y sociales de tolos que trabayamos na empresa ye una redundancia. Resaltar, pa lo malo, que la inmensa mayoría de la plantiya asisti con una militante y sufrida pasividá a ver como otros, bien pocos, faen y desfaen, convoquen y desconvoquen, alcuerden y deciden acutando pa esa mayoría’l papel d’actores secundarios cuando tendríen de ser protagonistes de la obra, ye solamente resaltar la realidá.
Nun fai tantu tiempu, previu a la negociación d’un conveniu, ellaborabase una plataforma reivindicativa, cuntando coles aportaciones que dende los distintos talleres llegaben al Comité d’empresa y, una vegada ellaborada, presentábase n’asamblees de taller p’aldericala y aprobala.
Güei, suponemos que por causa de la “modernidá”, d’aquello nun queda nin rastru, güei, agora mesmu ta axustandose un nuevu alcuerdu marcu que va rexir los nuesos derechos social y llaboral (el conveniu que s’axusta con posterioridá ye namás un trámite, un calcu de lo que s’alcuerde en Madrid) ensin qu’hasta’l momentu esa mayoría de la que falábamos de primeres fuera informada, ensin que pudiera decidir sobre los conteníos de la negociación y lo qu’entá ye más sangrante, ensin que pudiera decidir si taba acordies con la supuesta plataforma social.
Y tou va siguir igual mientres esa mayoría nun reclame’l so derechu a ser protagonista, el so derechu a ser informada, el so derechu participar nos alderiques y el so derechu a decidir sobremanera aquello que lu afecta.

Notes:
1. Sobra dicir que que’l llamamientu a nun realizar hores estraordinaries ( la formación fora d’hora tien la mesma considerancia) sigue vixente y non solo poles amenaces del patrón, si non por que n’Asturies hai 100.000 persones que se ven privaes del so derechu a un empléu, tamién por respetu a aquelles persones que sufrieron despidos, tortures físiques ya inclusive dalgunes pagaron cola so vida la defensa de la xornada d’ocho hores, por que sigue vixente y más que nunca la reivindicación de “trabayar menos hores pa redistribuir l’empléu” y amás por que ye éticamente insolidariu y repulsivo robar l’empléu a aquelles persones que se ven quitaes d’él.
2. Terminábamos l’anterior comunicáu encamentando un remediu pa los casos graves, déxesenos atentu llector o llectora terminar de la mesma manera. Si magar de lo anterior entrate l’apertón”, piensa nes persones que se ven quitaes del derechu a un empléu y si persiste dichu “apertón” nun duldes en pegate un “martillazu” nuna mano, ta más que xustificáu.