Me han quitado mis derechos, que se queden con mi discapcidad

Más de medio millar de discapacitados, junto a familiares y trabajadores que les atienden, se han manifestado hoy en Oviedo para instar al Gobierno regional al pago de la deuda de cuatro millones de euros que tiene con las entidades asociadas al Comité de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi).
Muchos de ellos en sillas de ruedas o en muletas, los minusválidos han recorrido la calle de Uría hasta finalizar en los aledaños de la Junta General del Principado donde la presidenta del Cermi Asturias, Mónica Oviedo, ha leído un manifiesto en el que se traslada la preocupación del movimiento asociado a la discapacidad.
Los manifestantes, vestidos en su mayoría de color negro, portaban pancartas en las que decían: “En la calidad del servicio, ni un paso atrás”, “Discapacidad, una prioridad”, “No al cierre de centros” y “En discapacidad, recortar es eliminar derechos”, entre otros discursos.