Pol accesu al albuertu llegal, seguru y gratuitu

Tristemente n’España anguaño nun movilizamos namás por solidaridá con aquelles muyeres que viven en países nos que la interrupción voluntaria del embaranzu ye un delitu y non un derechu; nin por ameyorar les condiciones y los derechos yá reconocíos equí; sinón que, amás, tenemos de reivindicar y lluchar porque esos derechos yá algamaos nun sufran un retrocesu colos cambeos sobre la Llei de Reproducción Sexual y d’Interrupción Voluntaria del Embaranzu qu’anunció l’actual gobiernu del Partíu Popular encabezáu pol so Ministru de Xusticia, Alberto Ruíz-Gallardón.
Y ye que, cola nueva reforma, pretende volvese al sistema de supuestos de la Llei Orgánica de 1985. Pretende recuperase, poro, la penalización del albuertu, sacante nos supuestos de “violación” y “riesgu grave pa la salú y vida de la muyer o’l fetu”. Y equí vien la sorpresa”, porque tamién quieren desaniciar el supuestu de “malformación fetal” que sí contemplaba la Llei de 1985. Esto ye, que l’Estáu, que nun ufierta alternatives a la dependencia, yá que tamos en plena destrucción del Estáu de bienestar; agora va obligar a siguir l’embaranzu nos supuestos de “malformaciones fetales”, anque depués nun haya capacidá de curiar a la futura persona. A esto hai qu’añedir que tamién quieren desaniciar el derechu de les muyeres de más de 16 años pero menores d’edá a decidir sobre la so maternidá ensin autorización de los sos proxenitores o tutores y tutores llegales.
El patriarcáu sigue empeñáu n’apoderar el cuerpu de les muyeres, nesta ocasión, poniéndonos torgues una y otra vez pa exercer el nuesu derechu al albuertu.
Ye preciso volver recordar que la penalización y prohibición del albuertu nun trai un descensu nel númberu d’interrupciones del embaranzu realizaes, sinón una vuelta a los sistemes d’albuertos clandestinos, auto-realizaos o realizaos fora de les nueses fronteres. Nuevamente, somos les muyeres les más vulnerables al nun poder aportar a un métodu seguru pa poder poner fin a los nuesos embaranzos ensin deseyar. L’actual gobiernu vuelve poner la nuesa salú en riesgu, vuelve decidir por nós, les nueses vides y los nuesos cuerpos, y vuelve dexanos soles énte la crianza d’unes criatures de les que, amás, desábrese.
La finalidá de too esto ye menguar –hasta llograr desaniciar– la independencia y emancipación económica y personal de les muyeres. Estes lleis cuestionen la nuesa capacidá personal pa tomar decisiones sobre les nueses vides y creen un modelu d’imposición nel que sectores múltiples (Estáu, relixón, sociedá…) manipulien a la ciudadanía creando una conciencia y una educación partidista conforme a los sos intereses. D’esta manera, yá nun hai una llexislación que llegaliza la perda de derechos pa les muyeres, sinón que, amás, créase una redolada social que va coaccionar y va xulgar inxustamente a toa muyer que pretenda faer usu de la so llibertá d’elección.

¡Les muyeres decidimos!

Nengún sistema d’opresión cede si nun ye pola llucha, la llucha constante, día ente día. Y el patriarcáu sigue ensin batese en retirada, alimentando los sos buques insinia y los sos voceros más cavernícoles; porque nun escaezamos enxamás que los púlpitos misóxinos y la enseñanza sexista nunca dexaron de financiase con dineru público. Nunca.
Y agora esíxese de nós el sacrificiu de siempre, cuidao que s’esmantelen les guarderíes, los servicios sociales, los centros de día, les ayudes a la dependencia y la sanidá pública y vamos ser una vegada más nós, les muyeres, les qu’asumamos como mules de carga toos estos retayos sociales, porque cuanto menos curia l’Estáu más tenemos que curiar nós. Y ye que la so finalidá ye que nun abandonemos el rol de cuidadores, amás del de productores. Porque, nun escaezamos, tampoco se produció entá un repartu equilibráu, ente homes y muyeres, del trabayu de cuidaos.
Mientres la ilesia y los gobiernos sigan imponiéndonos a les muyeres cómo tenemos de vivir, reproducinos, morrer, querer…, mientres un sistema capitalista y machista gobierne les nueses vides, les muyeres nun vamos ser llibres. La derrota del patriarcáu, xunto cola superación del capitalismu, ye la nuesa única posibilidá.
Dende’l Movimientu Feminista nun vamos dexar que s’infantilice a les muyeres, negándonos la nuesa capacidá de decisión sobre si queremos ser madres o NUN queremos selo. Nun vamos consentir que se nos vuelvan negar derechos yá conquistaos, al traviés de l’anunciada reforma de la Llei del Albuertu. ¡Son LOS NUESOS cuerpos! ¡Son LES NUESES vides! ¡Y somos NÓS les que decidimos sobre ello!
Pa poder exercer dafechu’l nuesu derechu a vivir les nueses vides conforme a les nueses mesmes decisiones, pa poder exercer la nuesa llibertá como seres humanos, esiximos: educación sexual nes escueles; información y métodos anticonceptivos gratuitos y de bon accesu, incluyíos dientro del sistema sanitariu públicu; una atención sanitaria accesible y gratuita en casu de venos obligaes (nunca escaezamos que les muyeres nun albortamos por gustu sinón por necesidá) a atayar los nuesos embaranzos. Y esiximos, non yá que se caltenga l’actual despenalización del albuertu y la cobertoria esistentes, sinón la meyora de l’actual llei y los actuales derechos, que nun tenemos d’escaecer nun se llevaron a cabu de manera universal, igualitaria, gratuita nin exenta de torgues nel territoriu español.

POL NUESU LLEXÍTIMU DERECHU A VIVIR EN LLIBERTÁ, Y A EXERCITALA AL TRAVIÉS DE LES NUESES DECISIONES: YE’L MIO CUERPU, YO DECIDO. ¡ALBUERTU LLIBRE Y GRATUITU!

Plataforma Feminista d’Asturies