Tiempu muertu

Asina calificaba un mediu de comunicación l’aplazamientu nel conflictu que nos ocupa y esmolez. Na asamblea de la Corriente que celebramos con anterioridá al día 20 yá alvertíamos que yera más que probable que la fuelga prevista pal 29 suspendiérase y la razón hai que buscala en que l’Indiu nun puede afogar a los denominaos axentes sociales, necesitalos y los utiliza pa cumplir los sos oxetivos de bon “rollito” y ellos son los garantes del bon “rollito”. Una cosa ye tira-yos de la llingua hasta les rodíes y otra distinta dexa-yos mudos yá que ye bien difícil qu’un mudu pueda “vender” la mercancía y equí ye onde hai que buscar la razón del “aplazamientu”.

¿Qué va pasar d’equí n’adelante?

Asumiendo un ciertu marxe d’erru la “cosa” va ser más o menos asina: negociación ultrarrápida, dao que la intención del Indiu ye la so aplicación el primeru de Xineru del próximu añu. Quiciabes una llixera mano de barniz nes pretendíes midíes que yá conoces y puesta en marcha del popular eslogan “ye que sinón cierra” y d’últimes referéndum, treslladando con ello la responsabilidá a la plantiya por qu’asina ellos, los axentes sociales, puedan dicir aquello de: “votolo la xente”. Conste en “acta” que deseyamos fervientemente equivocar.

Valoración de la fuelga del día 20

Aspeutos positivos. Ensin llugar a duldes hai que destacar non solo la participación na mesma fuelga, pererriba d’ello la participación nes aiciones que se llevaron a cabu y bien perenrriba de too punsose n’evidencia el deséu y la necesidá de quienes participaron nes aiciones de ser protagonistes del so presente y del so futuru, la so necesidá d’aldericar (na portería de Veriña cellebraron hasta tres asamblees) d’escuchar, de ser escuchaos y de decidir sobremanera lo que los afecta y ello supon un vientu frescu que, más tempranu que tarde, barrera la miseria ético ya inclusive estética na que chapotea el mundu sindical.
Lo negativo: Enllántose aquello de “tu votes, nós decidimos” que llevo a l’actual votocracia/partitocracia que felizmente empieza a ser cuestionada, nesto del sindicalismu pasa otru tantu, unos pocos deciden la convocatoria (bien ye ciertu que siquier tuvieron la deferencia de convocar asamblees pa esplicar dicha convocatoria) y a muchos quítasenos del derechu a decidir y lo mesmo si falamos de la desconvocatoria onde esta vegada nin siquier convocáronse asamblees pa esplicar el porque de la desconvocatoria.
Dientro d’esti apartáu tenemos que falar de los llamaos servicios necesarios. Non se si sabes que s’apautaron nel 2005 cuando’l Plan Arcu, plan sobre’l que yá que sal, nunca se dio la oportunidá a la plantiya de decidir, polo tanto la responsabilidá de dichos servicios ye de quien los apautaron ensin tampoco sometelos a la considerancia d’esa mesma plantiya, asina que el 100% del trafullu correspuende a UXT y al OTRU sindicatu. Nel so día yá alvertimos de qu’esa tropelía significaba dar una arma a la empresa que tarde o temprano utilizaría sobre la plantiya y de qu’ello restaba eficacia al derechu de fuelga. Sobra dicir que que nin putu casu, asina que cuando tengas que señalar responsabilidaes y responsables, Tu, atentu llector o llectora non te escaezas d’apuntar bien.
Y como nada ye pa siempres tenemos d’ameyorar lo que funciona bien y camudar aquello que nun funcionar o que cuando lo fai volver en contra nuesa, metámonos na cabeza que lo que nos da fuerza ye’l grupu, que cualesquier del grupu tien derechu a escuchar y ser escucháu, que tods tenemos derechu a decidir sobre aquello que conforma’l presente y puede decidir el futuru.

Nota. Lo de nun collaborar, nun realizar hores extra (qu’inclúi tamién formación fora de xornada) nun fai falta recordar que sigue vixente, por hixene mental, por solidaridá y por que ye indignante ya impresentable qu’a estes altures llevemos ente los dos factoríes más de 140.000 hores estraordinaries (ensin cuntar les de formación) y por respetu a aquellos y aquelles que pagaron con palos, con tortures ya inclusive cola so vida la implantación de la xornada de 8 hores.
Si a pesar de lo anterior te entra l’apertón”, piensa nes persones que se ven quitaes del derechu a un empléu y si persiste dichu “apertón” nun duldar en pegate un “martillazu” nuna mano, ta más que xustificáu.