Tiempo muerto

Así calificaba un medio de comunicación el aplazamiento en el conflicto que nos ocupa y preocupa. En la asamblea de la Corriente que celebramos con anterioridad al día 20 ya advertíamos que era más que probable que la huelga prevista para el 29 se suspendiera y la razón hay que buscarla en que el Indio no puede asfixiar a los denominados agentes sociales ya que los necesita y los utiliza obviamente para cumplir sus objetivos de buen “rollito” y ellos son los garantes del buen “rollito”.Una cosa es estirarles la lengua hasta las rodillas y otra distinta dejarles mudos ya que es muy difícil que un mudo pueda “vender” la mercancía y ahí hay que buscar la razón del “aplazamiento”.

¿Qué va a pasar a partir de ahora?

Asumiendo un cierto margen de error la “cosa” será más o menos así: negociación ultrarrápida, ya que la pretensión del Indio es su aplicación el uno de Enero del próximo año. Quizás una ligera mano de barniz en las pretendidas medidas que ya conoces y puesta en marcha del popular eslogan “ye que sino cierra” y por último referéndum, trasladando con ello la responsabilidad a la plantilla para que así ellos, los agentes sociales, puedan decir aquello de: “Oye, votolo la gente”. Conste en “acta” que deseamos fervientemente equivocarnos.

Valoración de la huelga del día 20

Aspectos positivos. Sin lugar a dudas cabe destacar no solo la participación en la propia huelga, por encima de ello la participación en las acciones que durante ella se llevaron a cabo y muy por encima de todo se evidenció el deseo y la necesidad de quienes participaron en las acciones de ser protagonistas de su presente y de su futuro, su necesidad de debatir (en la portería de Veriña se celebraron hasta tres asambleas) de escuchar, de ser escuchados y de decidir sobre todo lo que les afecta y ello supone un viento fresco que más temprano que tarde barrera la miseria ética e incluso estética en la que chapotea el mundo sindical.
Lo negativo: Se implanto aquello de “Tu votas nosotros decidimos” que llevo a la actual votocracia/partitocracia que felizmente empieza a ser cuestionada, en esto del sindicalismo pasa otro tanto, unos pocos deciden la convocatoria (bien es cierto que al menos tuvieron la deferencia de convocar asambleas para explicar dicha convocatoria) y a much@s se nos priva del derecho a decidir y lo mismo si hablamos de la desconvocatoria donde esta vez ni siquiera se convocaron asambleas para explicar el porque de la desconvocatoria.
Dentro de este apartado tenemos que hablar de los llamados servicios necesarios. No se si sabes que se pactaron en el 2005 cuando el Plan Arco, plan sobre el que dicho sea de paso nunca se dio la oportunidad a la plantilla de decidir, por lo tanto la responsabilidad de dichos servicios es de quienes los pactaron sin tampoco someterlos a la consideración de esa misma plantilla, así que el 100% del desaguisado corresponde a UGT y al OTRO sindicato. En su día ya advertimos de que esa tropelía significaba dar un arma a la empresa que tarde o temprano utilizaría sobre la plantilla y de que ello restaba eficacia al derecho de huelga. Ni que decir tiene que ni puto caso, así que cuando tengas que señalar responsabilidades y responsables, Tú, amable lector o lectora no te olvides de apuntar bien.
Y como nada es para siempre debemos mejorar lo que funciona bien y cambiar aquello que no funciona o que cuando lo hace se vuelve en contra nuestra, metámonos en la cabeza que lo que nos da fuerza es el grupo, que cualquiera del grupo tiene derecho a escuchar y ser escuchado, que tod@s tenemos derecho a decidir sobre aquello que conforma el presente y puede decidir el futuro.
Nota. Lo de no colaborar, no realizar horas extra (que incluye también formación fuera de jornada) no hace falta recordar que sigue vigente, por higiene mental, por solidaridad y por que es indignante e impresentable que a estas alturas llevemos entre las dos factorías más de 140.000 horas extraordinarias (sin contar las de formación) y por respeto a aquellos y aquellas que pagaron con palos, con torturas e incluso con su vida la implantación de la jornada de 8 horas.
Si a pesar de lo anterior te entra el “apretón”, piensa en las personas que se ven privadas del derecho a un empleo y si persiste dicho “apretón” no dudes en pegarte un “martillazu” en una mano, está más que justificado.