Contra la represión, solidaridá y sofitu mútuu

La represión, tan venceyada polos grandes medios de comunicación a les dictadures y al militarismu, empecipia a ser un fechu cotidianu na vida de munches persones tanto n’Asturies, como nel conxuntu del Estáu español. Por casu el conflictu mineru, qu’apocayá foi paralizáu poles cúpules directives de la mayoría sindical, non solamente foi exemplar nos niveles algamaos de combatividá na llucha, y de solidaridá activa na sociedá civil. Asina la represión de la movilización en defensa de la minería ta siendo una amuesa bien esmolecedora de los mecanismos coercitivos del Estáu: acosos, palices, detenciones, silenciu o intoxicación mediática y procesos xudiciales, col usu de distintos cuerpos armaos, y l’amenaza latente d’utilizar directamente al Exércitu (al traviés de la UME) contra’l pueblu en movimientu.
Nel momentu actual y cola dinámica abierta pola crisis estructural del capitalismu global, se mos tá arrastrando a l’amplia mayoría social, non sólo al emprobecimientu de les nueses condiciones de vida y al retayu de llibertaes democrátiques y derechos sociales (conquistaos con munchu sangre poles xeneraciones predecesores), tamién a condiciones d’esclavitú asalariada nos centros de trabayu, ya inclusive a neganos el derechu a trabayar y vivir a pola destrucción sistemática d’empléu. Esti procesu vien provocando la implicación de cada vez más sectores populares nes movilizaciones; seya con unes sigles o con nenguna; seya dientro de les convocatories de la mayoría sindical o fora d’elles. D’esta manera y pola durez de les circunstancies, ta abriéndose espontáneamente un nuevu ciclu de lluches sociales, ensin qu’esista inda nenguna estratexa común nesti llau de la barricada. Nesti contestu la unidá d’acción nel ámbitu antirrepresivo ye güei más qu’enxamás una necesidá urxente pa los distintos movimientos populares, les organizaciones sociales, les centrales sindicales y los partíos políticos de la esquierda alternativa, yá que la dialéctica de la movilización y la represión ye tan consustancial a la esencia mesma del sistema capitalista, como la propia llucha de clases. Asina, ente otros casos escandalosos, podemos señalar les más de cien persones imputaes xudicialmente poles lluches mineres, o los venti deteníes por intentar evitar un desahuciu n’Uviéu.
Poro, la Plataforma contra la Represión y poles Llibertaes, fundada a lo llargo del conflictu de Naval Xixón, decide proceder a la so reorganización, pues la creciente xeneralización de la represión, esixe l’activación de dinámiques y estructures permanentes nel tiempu, acullá de los casos particulares de represión, combinando la denuncia pública y la movilización política cola defensa xurídica y el desendolcu de caxes de resistencia.
Y concluyendo yá, la intensificación de la criminalización de la disidencia y de les midíes de control social nestos tiempos de cambéu, constitúin fechos omnipresentes que reclamen que toos realicemos un esfuerzu de xenerosidá, reforzando la solidaridá de clase de los y les trabayadores, seriamente debilitada tres años de desmovilización y capitulaciones vergoñoses. Namás asina vamos poder avanzar con paso firme na articulación unitaria, dende la pluralidá de la esquierda tresformadora, de rempuestes colectives y polítiques que mos permitan recuperar la iniciativa como pueblu trabayador asturianu, na defensa de les nueses llibertaes ciudadanes y de los nuesos intereses como clase.

¡¡¡CONTRA LA REPRESIÓN: SOLIDARIDÁ Y SOFITU MUTUU!!!

¡¡¡SI MOS TOQUEN A ÚN, MOS TOQUEN A TOES!!!