Recortes Sanitarios y Atención a Mayores

Ponentes: Guillermo Rendueles Olmedo – Médico Psiquiatra y ensayista
Ana García Carpintero (Sanidá CSI)
Mª Antonia Rubio Verde (Bienestar Social CSI)

La antigüedad en los puestos de trabajo se valora escasamente, apenas se paga y además se la arruina del todo gracias al despido libre y casi gratuito.
La antigüedad en la vida está aún peor, ahora se penaliza con multas que van aumentando de mes en mes y casi de semana en semana.
Los mayores hemos conocido tiempos peores, sin embargo, desde hace años, tenemos la sensación de que la sociedad en general parece estar retrocediendo.
El repago por medicamentos es el próximo castigo que sufriremos – ¿lo soportaremos? o ¿pelearemos? -. Todos sabemos que vendrán más recortes, en prestaciones y derechos, mas concretamente en asistencia sanitaria y en todo lo que se refiere a la Seguridad Social.
Los pensionistas que pretendan desentenderse de estos temas, porque tengan una buena paga, y piensen que van a mantener su poder adquisitivo, se equivocan peligrosamente.
En primer lugar porque no habrá suficiente dinero como consecuencia de los recortes que nos están aplicando y de los que se avecinan, recortes que nos aplican para sanear a los Bancos.
Todo el dinero que se esta quitando de las prestaciones sociales (Sanidad, Servicios Sociales, Educación,……) acabará en manos de los bancos. Por sistema, por su propia razón de ser, los bancos tienen los balances falsificados, nos están robando, y si no lo impedimos nos seguirán robando. En segundo lugar, porque en España las pensiones se pagan con el dinero que se ingresa en cada momento, derivado de la actividad económica, y de los trabajadores en activo y como siga aumentando el paro, a base recortes, es evidente que no habrá cotizantes suficientes para abonar las pensiones de cada mes. Sin embargo hay mejoras en las prestaciones Sociales (Seguridad Social,……) que podrían hacerse sin que esto represente un aumento en el gasto, y hay ahorros y aumento de los recursos públicos que podrían conseguirse recortando los gastos suntuosos, desapareciendo el robo de dinero público y eliminando los grandes agujeros del sistema (fraude fiscal de las grandes fortunas y de las grandes empresas, la corrupción generalizada entre los “profesionales de la política” …). En la CSI estamos convencidos de que quedarse quietos y callados mientras observamos como se deteriora la situación es la peor decisión posible. Tenemos que informarnos, reunirnos y plantear medidas que atiendan realmente las necesidades de nuestro colectivo y del conjunto de la sociedad (de nuestros hijos y nietos, de todos).